Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


domingo, 10 de diciembre de 2006

PINOCHET SALVADO POR LA MUERTE

Hoy otro dictador ha muerto impunemente en la cama.

31 años después de la muerte de Franco y 8 años después de que por primera vez se pidiera la extradición por parte del Juez Garzón para juzgar a Pinochet como criminal contra los Derechos Humanos y el asesinato y desaparición de españoles en la Caravana de la Muerte y en la operación Condor, Pinochet ha muerto como tantos otros dictadores, sin haber podido ser juzgados y condenados, y en la cama.

Hoy podemos tener un sabor agridulce, ya que un asesino, genocida, dictador, en general, un criminal contra los Derechos Humanos ha muerto, pero lo ha hecho sin que la justicia pudiera hacer su trabajo, que es condenarle por esos crímenes reconocidos por él y por sus allegados.

Hoy más que nunca, reivindico a la memoria para que la historia condene de por vida a todos estos dictadores, asesinos, genocidas, criminales, que no pudiendo ser condenados por la justicia, sea la historia y la humanidad quien haga esa justicia y les ponga en su lugar, en las páginas de la infamia, como ya lo están Franco, Mussolini, Hitler y Videla, entre otros muchos.

Espero que todas y todos los demócratas lamentemos que la justicia no haya podido cumplir con su obligación de condenar y repudiar a este y otros dictadores que golpearon la legislación vigente en sus países, y sumieron a sus ciudadanas y ciudadanos en el terror y la aniquilación de los Derechos Humanos y constitucionales.

Desde aquí espero que todas las fuerzas democráticas españolas condenen sin paliativos la historia de este personaje nefasto para la historia como lo fue para España Franco. Espero que el PP no cometa el error de no condenar públicamente otra historia de un dictador como lo viene haciendo con Franco.

Hoy, día Internacional de los Derechos Humanos, la historia ha vuelto a jugar una mala pasada a un dictador. Ha muerto en el día que él tanto agredió y aniquiló, en el día que reivindica los derechos y las personas que sufrieron y sufren toda la ira y la injusticia de un dictador, por lo que hoy podemos decir que sus víctimas descansan en Paz.

1 comentario:

Juan-Pablo Pallamar / Presidente JSCH dijo...

Hola compañero, gracias por el comentario del otro día. También he visto tu blog y me parece muy interesante. Hay mucho que leer.
Sigamos en contacto, un saludo fraterno.