Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


martes, 28 de agosto de 2007

El PP y Catalunya

Estos días, no dejamos de ver a los dirigentes del PP, solicitando por activa y por pasiva la dimisión de la Ministra de Fomento Magdalena Álvarez, por el caso del incendio de los transformadores de ENDESA, así como los paros que sufren los trenes de cercanías de RENFE, por el obsoleto mantenimiento que han sufrido por parte de los anteriores Gobiernos de España y Catalunya.

Pues Bien toda la dirección del PP en España, y del nuevo PP de Catalunya, este que ha llegado por la dimisión de Joseph Pique, por no recibir el apoyo del PP de Génova a las y los ciudadanos de Catalunya, el ataque y la desautorización continua que han recibido de Aznar, Rajoy, Acebes, Zaplana y Aguirre, a la petición de mayores inversiones para Catalunya a lo que el PP antes en el Gobierno de España y ahora en la oposición se han negado sistemáticamente no solo desde el Congreso de los diputados sino desde empresas como ENDESA.

Ahora el PP y Rajoy se rasgan las vestiduras y exigen la dimisión de la actual Ministra de Fomento por las deficiencias en el funcionamiento de una empresa privada como ENDESA, la misma que hace meses defendían que fuera alemana antes que catalana, por la intención de La Caixa de ser accionista mayoritaria y mejorar de esa forma sus infraestructuras no solo en Catalunya sino en el resto del Estado y en los países donde opera.

Creo que nuevamente el PP continua con su estrategia de culpabilizar y achacar de todos los problemas o deficiencias al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sin acordarse de su negación de invertir en infraestructuras ferroviarias o de energía en Catalunya en sus 8 años de Gobierno en España y de su oposición sistemática a que en esta legislatura se llevaran a cabo.

Una vez más el PP ejerce de perro del hortelano ni hizo en su momento, ni ahora deja de hacer, con esta oposición demuestra su mal aversión hacía los ciudadanos de Catalunya, y la oposición de buscar el enfrentamiento entre las diferentes Comunidades Autónomas, pido que el PP deje su deriva opositora y vuelva a la oposición constructiva que un partido de “interés” general tendría que tener y que el PP abandono el 11 de marzo del 2004.

viernes, 17 de agosto de 2007

El PP arremete de nuevo con el terrorismo

Nuevamente, ante la escasa repercusión política que tiene su discurso de oposición, si descartamos la identidad de España, el Estatut de Catalunya, la deformación de la familia “tradicional” católica, y el fin del culebrón del verano con la toma de posesión del Presidente del Gobierno de Navarra, el PP saca su artillería pesada: el terrorismo como arma arrojadiza para atacar al Gobierno de España y para ridiculizar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Pues bien, ya a mediados de este mes, las huestes populares, vuelven a sacar el monotema de su librillo de oposición de esta legislatura. Esta vez empieza por la recién recuperada María San Gil, a quien quiero trasladar mi apoyo por su reciente recuperación. Ya en materia, la Presidenta del Partido Popular Vasco, ha vuelto a hacer gala de lo mejor que sabe hacer esta derecha, sacar rédito político de la utilización del terrorismo.

La Popular acusó nuevamente a Zapatero de no tener una voluntad clara de firmeza, no siendo contundentes ni tajantes en la lucha antiterrorista. Esta dirigente parece olvidarse de los 22 terroristas que han sido detenidos tras el atentado de Barajas, también de la desarticulación del aparato de falsificación de documentos de ETA, de la detención de los responsables de logística de la banda, así como los innumerables inmuebles y locales que han sido descubiertos por las fuerzas y cuerpos de seguridad.

La dirigente popular también tacha la política antiterrorista del Gobierno de España como nefasta, y que la poco eficacia que hay se debe a la política llevada por el Gobierno Francés, sin tener en cuenta que el fruto de las detenciones en Francia, de la desarticulación de células de ETA en Francia se debe a la colaboración entre los dos Gobiernos y sobre todo entre las fuerzas y cuerpos de seguridad de ambos Estados, siendo todavía Francia un lugar donde los terroristas se sienten más cómodos y seguros que en España.

Creo que a partir de ya el PP va a sacar toda su artillería de mentiras y descalificaciones, siendo el terrorismo su principal y único arma de oposición al Gobierno de España y a José Luis Rodríguez Zapatero. Esta actitud que toman nuevamente los populares demuestra su poco sentido de estado y de responsabilidad con el conjunto de la sociedad española que por activa y por pasiva viene pidiéndoles unidad con el Gobierno de España para luchar contra el terrorismo y contra ETA.

viernes, 10 de agosto de 2007

Educación para la Ciudadanía

De nuevo, estamos inmersos en un debate estéril, que no presenta dudas sobre el interés partidista que mantienen aquellos que lo suscitan como un clamor popular, en defensa de valores que ellos mismo intentan que no sean conocidos y enseñados desde la educación formal. Sí, me estoy refiriendo a la inexistente ruptura en la sociedad española sobre la Educación para la ciudadanía.

Pues bien, aprovechando este mes estival, la ofensiva desde los púlpitos populares y los escaños episcopales se ha recrudecido. Siguen atacando de manera virulenta esta asignatura cuyo único mal es formar en derechos y valores universales que reconoce nuestra Constitución, cuyo único defecto es una apuesta por la formación en la pluralidad y la diversidad como señas de nuestra cultura contemporánea, aplicadas en una enseñanza universalista que se asienta en el aprendizaje de valores seculares, laicos, basados en la razón y que pretenden formar en la práctica ciudadanos desde el sistema educativos formal, sin adoctrinamiento, por que el primer supuesto del ejercicio de la ciudadanía es el pensamiento crítico y reflexivo.

Esta continua ingerencia por parte de la Iglesia pone de manifiesto que no han sido capaces de asumir su verdadera posición en el seno de la sociedad, ni aceptar que la Constitución es la norma principal de convivencia política, jurídica y social de nuestro país.

Desde este espacio de libertad de expresión, solicito a los ciudadanos y a las instituciones españolas que dejen de financiar a aquellas estructuras que no creen y no practican las normas básicas de convivencia recogidas en la Constitución Española, así como en la Declaración de los Derechos Humanos, y que en base a estos principios se revisen los acuerdos con el Vaticano con el fin de que para llegar a cualquier acuerdo, previamente se tienen que cumplir estas dos normas fundamentales para todos los españoles.