Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


lunes, 8 de octubre de 2007

El Gobierno desbloquea la Ley de la Memoria Histórica

PSOE, IU-ICV, PNV, CiU y BNG logran el consenso necesario para alcanzar un "acuerdo completo y definitivo" tras dos años de negociación en los despachos.- Al margen quedan ERC y PP.- Los socialistas destacan que la iniciativa "no va contra nadie ni pretende levantar heridas o recuerdos".

"Quedaba poco tiempo, era necesario darle un impulso". Diego López Garrido, portavoz parlamentario del PSOE, ha resumido con estas palabras lo apretado de los plazos para alcanzar un acuerdo que desencallase uno de los proyectos estrella del Gobierno, la Ley de la Memoria Histórica. Las negociaciones se iniciaron hace dos años, pero los socialistas quisieron mantenerlas al margen de las Cortes hasta tener la completa certeza de su éxito. Al parecer ahora la tienen, puesto que el próximo miércoles reemprenderá su camino en el Congreso, en concreto como ponencia en la Comisión Constitucional, un trámite que ha de llevar a "un acuerdo lo más completo posible".

El PSOE ha logrado el "desbloqueo definitivo", según López Garrido, que considera que "hay un alto grado de acercamiento y sintonía sobre las bases, los elementos esenciales, los objetivos y los términos concretos de la norma jurídica". "A la vista del amplio entendimiento, acercamiento y sintonía en negociación previa, tenemos plena confianza en que habrá un completo y definitivo acuerdo", ha añadido.

El "espíritu de la Transición"

El consenso lo ha logrado el PSOE con de IU-ICV, PNV, CiU y BNG. Fuera quedan Partido Popular y Esquerra Republicana de Catalunya, formaciones sobre las que Garrido ha dicho: "Creemos que al menos parcialmente podrán incorporarse a esta norma, que no va contra nadie, no pretende levantar ningún tipo de heridas o de recuerdos".

Garrido ha defendido que la norma se basa en el "espíritu de la Transición" para "conseguir la reparación y el reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y de una dictadura de 40 años". Es un "reconocimiento solemne y sin sectarismos de una tragedia que afectó a todos los españoles", y que se fundamenta "sobre el el espíritu de concordia, democrático y de encuentro de la Transición".

Sin heridas ni enfrentamiento

Andaba el PSOE ajustado para sacar adelante uno de sus proyectos estrella antes de la disolución de las Cortes, dado la complejidad de la matemática de acuerdos y lo apretado de los plazos. La negociación se ha desencallado sobre la bocina, reiniciándose ahora un recorrido parlamentario que los socialistas habían evitado desarrollar hasta lograr un 100% de garantías de éxito. La ley pendía de un hilo, en parte por la voluntad del PSOE de evitar maximalismos que llevaran a reabrir heridas del pasado o provocar enfrentamiento entre la ciudadanía.

En los últimos días habían sido CiU y PNV los que mayores reticencias habían planteado, mientras que Izquierda Unida no dejaba ni un solo momento de intentar cambiar la ley para permitir que no sólo reconociera a las víctimas del franquismo sino que también condenara la dictadura. En cualquier caso, al no ser tramitada como ley orgánica, la iniciativa se votará artículo por artículo, lo que permitirá distintas combinaciones a la hora de sacar adelante sus diferentes apartados.

No hay comentarios: