Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


sábado, 17 de noviembre de 2007

Cumplir la Ley es retirar los símbolos de exaltación del Franquismo

Señoras y señores, me dirijo a ustedes para apoyar públicamente la retirada de los símbolos y nombres de calles franquistas, que perduran aun en nuestras ciudades, después de mas de 29 años de ayuntamientos democráticos y de 32 años de la muerte del Dictador Franco, creo que como no debe ser de otra manera el Ayuntamiento de Santander y en especial el equipo de gobierno del PP que tiene mayoría absoluta, así como el resto de ayuntamientos de Cantabria y España tendrían que dar un paso adelante y ordenar la retirada de símbolos que ensalzan conductas antidemocráticas y dictatoriales como son los referidos a los 40 años de dictadura franquista en España, tal y como marca la recién aprobada Ley de la Memoria histórica.

Creo que con la aprobación de esta Ley, tenemos una oportunidad única de recuperar la ciudad para los ciudadanos que viven y se expresan en los valores democráticos que desde hace mas de 29 años son el eje de la vida y la ciudadanía, por lo que y tal como nuestra Carta Magna expone, son las instituciones quienes tienen que velar por el cumplimiento de estos valores y las leyes, y son los ayuntamientos los que tienen que ir adaptando las ciudades a los cambios que los ciudadanos y los pueblos demandan. En este sentido en Santander y en otras localidades de Cantabria y España, tenemos un déficit de más de 29 años, ya que los símbolos anticonstitucionales y preconstitucionales en muchos casos impregnan la vida diaria de nuestras ciudades.

Por eso apoyo, como joven que no vivió las crueldades de la persecución, el exilio, la aniquilación y el asesinato sistemático de los que pensaban y trasladaban los valores de la democracia, la igualdad y la solidaridad entre otros, la retirada de todos aquellos símbolos, escudos, nombres de calles, leyendas y estatuas que ensalzan a las personas e instituciones que sumieron a este país mas de 40 años, en una de las dictaduras mas terribles y horrendas, solo igualadas con las vividas en chile por Pinochet y argentina por Videla, y en la que en ambos países se han abordado procesos de restablecimiento de los valores democráticos que esas dictaduras aniquilaron y se juzgan como asesinos a sus dictadores.

Vuelvo a reiterar mi apoyo incondicional a normalizar democráticamente los símbolos y nombres de mi ciudad, así como de las diferentes ciudades de España, por que creo y defiendo que un país democrático no pude vivir impregnado con los nombres de las calles, los símbolos y las estatuas que ensalzan valores absolutamente antidemocráticos, y es un deber y un derecho de los ciudadanos, el exigir a sus responsables políticos, la defensa de los valores democráticos que en 1978 los españoles votaron mayoritariamente, y es hoy después de mas de 29 años de ese mandato de la ciudadanía, donde en algunas ciudades como Santander, se mantiene el ensalzamiento de la dictadura franquista, por medio de sus símbolos y vestigios, que tendrían que estar retirados ya desde hace mucho tiempo, por lo que pido a las autoridades competentes, en este caso a la corporación santanderina y en especial a su máximo representante, el Alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, que en el plazo mas corto de tiempo posible, inicie la retirada de la estatua ecuestre de Franco y retire los símbolos, escudos, leyendas, nombres de calles e inscripciones, tal como el pleno del ayuntamiento de Santander acordó por unanimidad en marzo de 2001 y tal como el Congreso de los diputados aprobó el pasado 31 de octubre del presente año.

Por ultimo indicar, que en este año que se cumplen los 32 años de la muerte de Franco, un dictador que si siguiera vivo, seria juzgado por delitos contra la humanidad y contra los derechos humanos, como sus homólogos, Pinochet, Videla, Hitlert y Mussolini. Le Solicito al Delegado del Gobierno en Cantabria y al resto de España, que hagan cumplir la Ley y no permitan que estos días se ensalcen las figuras de personajes que sus únicos logros son haber sumido a este país en un golpe de estado como el de 1936 o 1981 y cuarenta años de persecución, asesinato, exilio, ausencia de libertades y democracia.




Escucha aquí el Post

1 comentario:

Noelia dijo...

Completamente de acuerdo. Es una pena esta opinión no esté tan generalizada como desearía en la población cántabra. Probablemente la mayoría de los jóvenes compartimos tu opinión pero a veces cuando hablamos con nuestros abuelos...ufff... A ver si es verdad y quitan de una vez la estatua de franco, que lo llevo escuchando años.
Un cordial saludo!
Noelia Pascual.