Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


martes, 27 de mayo de 2008

Pelea en Génova, lío en el Santemar

Estos días, venimos asistiendo a la pelea interna en la que esta envuelto el PP en España y en el lío que reina en el edificio Santemar. El PP de Cantabria sé esta viendo afectado por la falta de liderazgo que ejerce Diego y las ambiciones de poder orgánico que mantiene De la Serna.

Las ultimas peleas, no solo afectan a la dirección sino a la militancia del PP en España y en Cantabria, que ha demostrado su rechazo, tanto al falto de liderazgo como al ansioso de poder orgánico, con su no participación en la elección de los compromisarios que acudirán al Congreso Nacional del PP, para apoyar la incineración del modelo de liderazgo de Rajoy.

Los populares están en crisis, una, abierta al espectáculo de enseñar el desmembramiento de la figura y liderazgo de Rajoy, que incluso sus Nuevas Generaciones tan firmes hace unos días en la defensa de su líder, le han llegado a negar públicamente la entrega de sus 99 avales. Y la otra, en el PP de Cantabria, latente desde la nueva perdida de votos y escaños en el Parlamento cantabro y desde la perdida de confianza de los ciudadanos en su proyecto para España.

El PP sufre una crisis de Identidad, pero no ideológica, sino de identidad personal, la lucha por el poder la están trasmitiendo de la manera más cruda y egoísta que puede hacer un partido político, trasladando a los medios de comunicación, a sus militantes y al resto de la ciudadanía sus más bajos instintos de supervivencia y ambición personal.

Creo que esta imagen no beneficia al conjunto de la sociedad española y cantabra, por lo que pido al PP mayor seriedad en los debates y en las luchas internas que mantienen, que dejen de mirarse el ombligo de las migajas y piensen en lo que más le beneficia a España y Cantabria, que es un partido que haga una oposición constructiva mirando al beneficio del conjunto de la ciudadanía y no al suyo propio, como están haciendo en este proceso electoral interno.

No hay comentarios: