Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


martes, 16 de septiembre de 2008

Rajoy el “Le Pen” ibérico

Desde estas líneas quiero criticar duramente las declaraciones realizadas por Mariano Rajoy sobre la política de inmigración, y le quiero recordar que los inmigrantes que están cobrando el seguro de desempleo son trabajadores que han estado cotizando a la Seguridad Social, que han pagado sus impuestos, y por ello tienen derecho a recibir las prestaciones que contempla la legislación de nuestro país.

Las declaraciones de Rajoy el “Le Pen” ibérico son irresponsables y xenófobas, pura demagogia que puede tener graves consecuencias, ya que sólo sirven para crear un sentimiento de rechazo contra miles de personas que a lo largo de estos años han estado trabajando junto a nosotros y contribuyendo con sus impuestos a la mejora de nuestra sociedad y de los servicios que percibimos todos los ciudadanos.

Creo que la política de inmigración del Gobierno es correcta, ya que se ha trabajado a lo largo de todos estos años para fomentar una inmigración legal y regulada, y para ello se han utilizado todas las herramientas disponibles, que han incluido la persecución de las mafias de trata de personas, los acuerdos con los países de origen para facilitar la repatriación de las personas que han llegado de forma irregular y la llegada ordenada y en función de las necesidades productivas de trabajadores extranjeros, y el trabajo conjunto con las autoridades europeas para combatir la inmigración ilegal.

Por ello, las palabras de Rajoy demuestran que no es un político preparado para gobernar, y que no le importa alentar actitudes xenófobas, ni es capaz de valorar cuáles ni de qué tipo pueden ser las consecuencias de sus palabras. Para mí, ante la falta de propuestas y de ideas Rajoy ha optado por continuar con la estrategia de la crispación, y por la continua ultra derechización de su partido.

Me pregunto que le parecería a Rajoy que en estos momentos de crisis gobiernos como el francés, el suizo o el alemán decidieran quitar las prestaciones y pensiones a las que tienen derecho los miles de ciudadanos españoles que están trabajando en esos países, y que por muchos años que lleven viviendo allí siguen siendo inmigrantes españoles.

Estoy seguro que Rajoy no tardaría en mostrar su indignación y pedir al Gobierno que actuara para que nadie arrebatara a los ciudadanos españoles las prestaciones y las pensiones a las que tienen derecho, solicito a Rajoy más sentido común, menos demagogia, y más respeto a los trabajadores, sean de la nacionalidad de la que sean.

No hay comentarios: