Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


lunes, 29 de diciembre de 2008

Solicitud para que la Comunidad Internacional obligue a Israel a poner fin a la matanza de civiles palestinos en Gaza

Las reacciones de condena no se pueden quedar en meras palabras, exijo a la comunidad internacional que actúe de forma unánime y contundente ante la masacre que está cometiendo Israel en la Franja de Gaza, para obligar al Gobierno israelí a poner fin a la matanza de civiles palestinos.

Lo que está ocurriendo en la franja de Gaza es una clara violación de los derechos humanos, y un auténtico atentado contra las leyes y convenios internacionales. Una acción brutal y desproporcionada contra un pueblo desarmado, que además lleva ya demasiados meses sufriendo los efectos de un duro bloqueo económico, que ya lo había situado al límite de sus posibilidades.

La comunidad internacional no puede seguir cruzada de brazos. Es necesario obligar a Israel a que ponga fin a los bombardeos y al bloqueo, y permita la entrada libre de ayuda humanitaria para intentar paliar la desesperada situación de la población de Gaza.

Permitir que la matanza de civiles palestinos continúe supondrá un claro descrédito para los organismos internacionales. Hay que poner fin al conflicto entre Israel y Palestina, y hay que hacerlo ya. Es necesario que, de una vez por todas, se tomen cartas sobre el asunto, por motivos humanitarios, y porque conseguir la paz en la zona significaría poner fin a una de las principales fuentes de conflictos y violencia en todo el mundo.

Por último, también condeno, sin ningún género de dudas, el lanzamiento de misiles contra Israel por parte de Hamas, pero considero de especial gravedad la actitud israelí, que ha respondido a los ataques cometidos por una organización concreta bombardeando a la población civil y causando una de las más graves crisis humanitarias que se recuerdan en la zona.

Creo que lo que está ocurriendo no tiene justificación, y por ello condeno a los representantes del Gobierno israelí, que pretenden responsabilizar a Hamas de la muerte de centenares, hasta ahora más de 300, civiles palestinos, como consecuencia del lanzamiento de bombas. Una cifra que crecerá de manera exponencial si tenemos en cuenta que los bombardeos continúan, y el lamentable estado de los hospitales y la falta de material básico para atender a los heridos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

La Directiva de las 65 horas derrotada por la ciudadanía

Quiero mostrar mi satisfacción por el resultado de la votación celebrada hoy en el Parlamento Europeo, que ha tenido como resultado la desestimación de la Directiva de Tiempo de Trabajo, y la negación a los intentos de la derecha más conservadora de recortar derechos ciudadanos, y situar las reglas del mercado por encima del bienestar de los europeos.

Una vez más la Europa social y de los ciudadanos, la política con mayúsculas, ha derrotado a los que buscan construir una Unión Europea meramente mercantilista y alejada de los ciudadanos, el resultado de la votación celebrada en el Parlamento Europeo es producto fundamentalmente de la movilización ciudadana, que hemos mostrado por todos los medios a nuestro alcance el rechazo a una medida que hubiera supuesto un gigantesco paso atrás en materia de derechos laborales.

Quiero destacar la actitud del PSOE, que desde el primer momento se ha movilizado contra esta Directiva, contribuyendo a que el Partido Socialista Europeo tuviera una postura única y muy combativa contra la jornada laboral de 65 horas semanales, y obligando a muchos representantes de la derecha europea, y entre ellos al PP español, a hacer público el sentido de su voto ante una legislación claramente regresiva y contraria a los intereses de la gran mayoría de los ciudadanos.

Para mi, el resultado de la votación de hoy demuestra la necesidad de que los ciudadanos nos mantengamos atentos y movilizados, porque el conservadurismo siempre está pendiente, e intenta aprovechar el más mínimo descuido para introducir medidas que recortan derechos, y que alejan a la Unión Europea de los valores y principios que siempre la han definido, como son la justicia, la solidaridad, o la extensión de las políticas sociales.

Además, espero que el resultado de esta votación nos demuestra a los ciudadanos la importancia de nuestro voto en las elecciones al Parlamento Europeo, y que sirva para que el próximo mes de junio los europeos salgamos en masa a votar para que en las instituciones europeas se consolide un mayoría política progresista que defienda los derechos y los intereses de la mayoría social y ciudadana.

Si algo positivo podemos extraer de lo sucedido con la Directiva de Tiempo de Trabajo, es que ha servido para que muchos ciudadanos se den cuenta de que el trabajo que se realiza en el Parlamento Europeo les afecta muy directamente, y en mayor medida de lo que algunos quieren transmitir. Esperamos que esto se traduzca en un aumento de la participación y del interés ciudadanos en todos aquellos asuntos que tienen que ver con la Unión Europea, y en un mayor control del trabajo que realizan en la Unión nuestros representantes.

miércoles, 3 de diciembre de 2008