Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


viernes, 20 de febrero de 2009

EL PP INTENTA DEVOLVER A LA MUJER AL PAPEL DE SUMISA

Las medidas de tutelaje y vigilancia sobre las mujeres que quieren abortar propuestas por el PP son un autentico atraso, un intento de devolver a la mujer a ese papel sumiso y secundario que ocupaba en la sociedad del pasado, y de negarle su capacidad para decidir sobre su propia maternidad.

Este empeño del PP por crear instrumentos de tutela y vigilancia, demuestra que la derecha de nuestro país sigue considerando necesario someter las decisiones sobre la maternidad de la mujer a la opinión de terceros, y que todavía cree que las mujeres no están capacitadas para decidir lo más correcto sin necesidad de ayuda alguna.

Creo que es irresponsable, demagógico y deplorable el intento del PP de relacionar el derecho que tiene una mujer adulta a decidir libremente sobre su maternidad con la violencia de género, una comparación que lanza un peligroso mensaje social, y que además es un insulto para las miles de mujeres que de forma libre, y después de pensarlo mucho, han tomado una decisión, que sin duda no es fácil, pero que ellas han considerado la más adecuada.

Con esta propuesta el PP vuelve a ponerse en evidencia, ya que propone medidas que tuvo la oportunidad de poner en marcha durante los ocho años en los que estuvo en el Gobierno, años en los que no tocó ni una coma de la actual legislación.

Una actitud que demuestra que el PP no tiene en realidad una postura seria y coherente acerca de la interrupción voluntaria del embarazo, un asunto muy serio que están utilizando de forma demagógica para generar tensión, y para excitar a los sectores más ultraconservadores de la sociedad.

El PP confunde la protección de los derechos de la mujer con paternalismo, y sigue mostrando que es un partido retrógrado e irresponsable, ya que no sólo pretende poner trabas a la interrupción voluntaria del embarazo y a las medidas que pretenden dar seguridad a las mujeres y a los profesionales, sino que además se niega a que se imparta educación sexual, y a que se potencien las campañas de prevención de los embarazos no deseados.

Si la postura del PP contraria al aborto fuera realmente coherente y sincera, colaboraría con el Gobierno, e instaría a todas las Administraciones Públicas que gobiernan a poner en marcha este tipo de medidas, las únicas que se han demostrado realmente eficaces para reducir el número de Interrupciones voluntarias del embarazo.

Por último, creo que con sus propuestas, el PP se burla de los ciudadanos, y especialmente de la realidad que sufren miles de mujeres en este país, mujeres que se enfrentan a una decisión muy difícil y transcendental, y a las que una parte de sus representantes en las Administraciones Públicas han dado la espalda.

No hay comentarios: