Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


martes, 24 de febrero de 2009

LA ETICA SIGUE AUSENTE EN EL PP

El lunes vimos como el Ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, presento la dimisión como ministro al presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, el cual se la acepto. Bermejo ha dado un ejemplo de ética política y personal, al dimitir de su cargo tras la cacería humana que viene sufriendo por parte del Partido Popular, por la simple afición a la Caza y coincidir en una cacería organizada por un Ex-concejal del PP con el Juez Garzón.

Creo que con esta dimisión se vuelve a demostrar como actúan los diferentes partidos, mientras en el PSOE la ética personal y el compromiso con el proyecto y el partido, hacen que en situaciones que las actuaciones personales perjudican al conjunto se dimite, en el PP miran a otro lado.

El PP solicita dimisiones, pero ellos nunca ejercitan con el ejemplo, se enrocan y se protegen, incluso en situaciones de imputaciones gravísimas, como en la Comunidad de Madrid o en la Comunidad Valenciana. No depuran responsabilidades, como con la nefasta gestión de la catástrofe del prestige en la que aprovecharon para irse de caza, o con el accidente del Yak-42, donde el responsable político de esas 62 muertes, se sienta aun en el Congreso de los Diputados, para mantener su estatus de aforado.

Creo que esta ética política que ejerce fuertemente el PP, se escenifica en su apoyo a alcaldes tránsfugas que además son imputados por varios delitos como el actual Alcalde de Castro Urdiales, o las tramas de corrupción descubiertas en Baleares, Madrid, Valencia, Murcia o Canarias de sus cargos públicos.

Creo que el PSOE y Mariano Fernández Bermejo, nuevamente vuelven a poner en valor la responsabilidad, la coherencia y el compromiso ético de la política al servicio de los ciudadanos, cuestión que debiera hacer reflexionar al PP y ejercer la misma vehemencia que han empleado en la petición de dimisión del anterior Ministro de Justicia, para exigírsela a sus propios cargos públicos, que están implicados en tramas de espionaje y corrupción.

1 comentario:

alegrias dijo...

¡¡creo que podríamos decir que no existe ausencia, por que no la tienen!!
jamás he entendido que alguna vez la ética y unos buenos valores hayan morado en sus siglas. Para muestra lo que están montando...