Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


miércoles, 21 de abril de 2010

Yo no contrataría nada con Viajes Marsans

Ayer hemos visto como el “Gurú” de los empresarios españoles y su vicepresidente, han vuelto a protagonizar la antesala de la quiebra de su buque insignia “Viajes Marsans” al ser retirada su licencia para vender billetes a través de IATA (International Air Transport Association).

Nuevamente las cabezas pensantes de la CEOE, vuelven a demostrar cual es su capacidad de gestionar empresas y cual es la forma de dar tranquilidad y estabilidad al mercado y al conjunto de los ciudadanos.

Esta situación, creada por los problemas de liquidez que mantienen y que arrastran de su pésima gestión empresarial, ha hecho que casi 700 trabajadores estén en la calle sin cobrar las nominas que les adeudan (Air Comet y Seguros Mercurio) y que muy previsiblemente engrose su buque insignia “Viajes Marsans”.

Yo hoy suscribo las palabras de Díaz Ferran el 23 de diciembre de 2009, después de dejar a decenas de miles de usuarios de Air Comet en tierra y sin devolver el importe de los billetes vendidos, que decía “Yo no hubiera elegido Air Comet para volar a ningún sitio”. Hoy, haciéndole caso, no voy a elegir Viajes Marsans para ir a ningún sitio.

Oficina de Viajes Marsans

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente lo de Marsans es una crónica de una muerte anunciada, al final los errores del señor Diaz Ferran lo acabaremos pagando todos los españoles con nuestros impuestos. ¿es justo? a mí me parece que en absoluto es justo. Yo tampoco compraría absolutamente nada en MARSANS, además también estoy completamente seguro que Diaz Ferran volverá a decir lo mismo que ya anunció con Air Comet "Yo no compraría en mi propia agencia de viajes"

ROJILLO dijo...

Un sinverguenza este Sr. Y es que el pais da pena, no te puedes fiar de los polticos, ni de los sindicatos, ni de los controladores, ni tampoco de los empresarios. Por cierto en mi humilde opinion muy aburrido leer los discursos de Zapatero en este blog, normal que no halla muchos comentarios.