Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


domingo, 23 de mayo de 2010

INTERVENCIÓN DE JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO EN EL ACTO MUNICIPAL DEL PSOE EN ELCHE

Compañeras y compañeros, en julio hará diez años que estoy al frente del PSOE. Y quiero deciros que cada día me siento más orgulloso de este partido, del coraje de su gente, de la entereza, la responsabilidad y de la fuerza solidaria.

Desde el primer día que asumí la tarea de liderar el partido, y también desde el primer día que asumí la tarea de la responsabilidad del gobierno, no he recibido otra cosa que ánimo, apoyo, cercanía y afecto. Os quiero dar las gracias de corazón y de manera infinita.

Sabéis que, en mi concepción de la democracia, quien gobierna, quien ha tenido la confianza mayoritaria de los ciudadanos, debe rendir cuentas. Debe explicar las cosas de lo que hace, por qué lo hace y para qué se hace. He venido sobre todo a hacer esto aquí ante vosotros además de daros las gracias.

Vengo a explicar en qué momento estamos en la lucha contra la crisis y por qué adoptamos las medidas que adoptamos y para qué, con qué objetivo y fines.

También, antes que nada, para recordar algunas cosas que tienen que ver con la marcha de nuestro país.

Creo que podemos felicitarnos todos de que esta semana nuevamente se haya dado un golpe determinante a ETA en su declive final, en su declive final para que podamos ver cuanto antes el fin de la violencia.

Es fruto de la tenacidad y esfuerzo de mucha gente durante mucho tiempo. De la tarea de la policía, de la Guardia Civil, de la cooperación con Francia y fruto también del empeño, de la voluntad y de la decisión de las fuerzas políticas y del Gobierno.

Cuando he entrado, muchos compañeros me daban ánimos. Igual que recordaba, en momentos de la anterior legislatura, cuando teníamos problemas graves en la lucha contra ETA también los compañeros me decían que tuviera ánimo. Y me daban ese apoyo y esa fuerza. Y habréis visto que la tenacidad y el apoyo, el empeño y una senda clara, un rumbo decidido y determinado nos llevan a logros colectivos tan importantes como ver cada vez más cerca el fin de la violencia que tanto merece España y sobre todo aquellos que la han sufrido más directamente.

Quería explicar algunas cosas. No voy a hablar de otros partidos y rivales. Ellos mantienen la posición que mantienen, la conocemos. A mí me interesa explicar la evolución de la crisis económica más grave que ha tenido Europa y el mundo desde hace 80 años. Cuáles son las medidas que adoptamos y cómo vamos a vencer esta crisis haciendo que la economía de este país sea más sana y más productiva. De aquí a los próximos 20 años porque esa es la oportunidad y la necesidad que tenemos de hacer ahora esta tarea con responsabilidad.

La crisis ha tenido tres manifestaciones, tres momentos. Primero fue la crisis financiera, así empezó. En otoño de 2008 quebraron bancos, grandes gigantes financieros en Estado Unidos y en Europa, no en España. Y los gobiernos del mundo, todos los gobiernos desarrollados tuvimos que salir a respaldar a los bancos porque se hundían y ahí están los ahorros de todos los ciudadanos a garantizar la viabilidad del sistema financiero.

Esa crisis del sistema financiero originó una grave crisis económica porque se paralizó el crédito, las inversiones de las empresas que no podían hacerlo y los gobiernos tuvimos que salir con gasto público a mantener empresas, a pagar más recursos públicos para proteger a los desempleados, hacer obras en los ayuntamientos, para mantener empleo y empresas, para mejorar el tejido productivo, a salvar las empresas automovilistas en este país porque tenían un grave riesgo.



En definitiva, hacer un gasto público extraordinario, sin precedentes. No nosotros, todos los países europeos, Estados Unidos y Japón. Y como consecuencia de ese gasto público para sostener los bancos, el sistema financiero y luchar contra la caída de la economía, que era la más grave desde hace 80 años, nos hemos tenido que endeudar porque no podíamos pedirles más esfuerzos a los ciudadanos a través de los impuestos para financiar eso.

Hemos tenido que pedir dinero a los inversores, a los mercados. Ha sido un esfuerzo extraordinario. Y como es extraordinario, hay que corregirlo para que nuestro país, todos los países y la zona Euro tengan confianza y solvencia y nadie dude en ningún momento que España, que es un país fuerte y una potencia económica no cumplirá con sus deberes y pagará las deudas que tenemos.

Teníamos un plan todos los países de la zona euro, porque la mayoría tienen déficit alto como el nuestro. Un plan para reducir el déficit hasta el 2013 para llegar al 3%. Pero esto, que es lo que algunos llaman improvisación, resulta que en los primeros días de mayo, sin que nadie lo pudiera advertir, ni conocer ni anticipar se produjo una crisis fuerte en los mercados y se extendió la sensación de riesgo de que los países o parte de los países de la zona euro no podríamos hacer frente a las responsabilidades de pago que tenemos de nuestra deuda. En una semana, porque la crisis que vivimos va a la velocidad q va la Red y en una semana los países de la zona euro improvisamos 700.000 millones de euros para garantizar la deuda de los países. Y nos comprometimos, todos juntos, para defender el euro para que nuestros países y las empresas de nuestros países puedan seguir financiándose a reducir antes el déficit que tenemos.

Es decir, a reducir gastos de manera imprescindible para que podamos seguir financiando lo básico de las políticas que hacemos. Que nuestras empresas se sigan financiando razonablemente en los mercados y puedan seguir su actividad y su empleo.

Lo decidimos todos conjuntamente. Y todos los países europeos, grandes y pequeños, están reduciendo gastos para que cuanto antes tengamos una senda de estabilidad financiera.

Porque, compañeras y compañeros, cuando tenemos una crisis de la gravedad de la que hemos vivido, las circunstancias cambian y hay que responder con contundencia y determinación. Esto es lo que ha hecho Europa, lo que hemos hecho los gobiernos europeos. Con el esfuerzo y la determinación de hoy con el esfuerzo que pedimos a los ciudadanos y la determinación en pedírselo garantizaremos la prosperidad de mañana que es lo que nos tiene que importar como ciudadanos españoles.

Por ello, ni cambio ni bandazos. Respondemos a las circunstancias gobernando con responsabilidad, pensando en el futuro de España y no en el futuro de ningún tipo de convocatoria electoral. Pensamos en el futuro de España por encima de todo como ha hecho siempre el PSOE.

Ni cambio ni bandazo y menos aún cambio en las señas de identidad de nuestro proyecto. Somos ante todo un proyecto por la cohesión social y las reformas desde que nacimos, somos un proyecto q ha demostrado día a día en su historia estar al lado y defender los derechos de los trabajadores, los de los más débiles, colmar las políticas y los grandes sociales del Estado del bienestar. Ahora lo queremos es preservarlo, garantizarlo para las próximas generaciones.

Cuando hay que tomar decisiones, que sabéis que son difíciles, siempre que tienes que decir a tus compatriotas que les tienes que pedir un esfuerzo que afecta a sus vidas, a sus rentas, se hace con el sentido profundo de la responsabilidad que se tiene dirigiendo los destinos de un país.

Por eso este es el partido con más historia de España, el más responsable, el que más ha aportado a la construcción de la democracia, del progreso y del bienestar. Es un partido que sabe estar en las circunstancias y de ahí que os tenga que recordar y que decir a vosotros y a todos los españoles que hoy más que nunca es, antes que nada, el interés del país por encima de cualquier interés político o partidista.

Hoy más que nunca y hoy como siempre, a pesar de que algunos se empeñen, nuestro proyecto mantiene y mantendrá sus señas de identidad. Incluso lo que hacemos con las decisiones difíciles que hemos tomado es reforzar nuestro compromiso de responsabilidad con España.

Os digo más, los ciudadanos valorarán en su momento las decisiones responsables que unos y otros hayan adoptado. Ahora las tenemos que explicar. Sé que muchos ciudadanos no las comparten. Sé que vamos a tener, que tenemos, protestas de aquellos que nos las comparten como las centrales sindicales. Pero nosotros no cambiamos. Decimos lo mismo antes, cuando no las teníamos, ahora cuando las vamos a tener. Respetamos a los representantes de los trabajadores, cumplen una función básica en la democracia.

De ahí que exprese mi reconocimiento a aquellos a los que más directamente más les afecta el esfuerzo colectivo que pido a los ciudadanos. Para garantizar la solvencia, la credibilidad de España en el mundo. A los empleados públicos que sé que les pido un esfuerzo serio. Y sé desde hace seis años, especialmente que llevo al frente del gobierno, que dedican lo mejor que tienen en su responsabilidad pública en la educación, en la sanidad, en la policía, en la Guardia Civil. Les veo trabajar, les veo entregarse y quiero reconocerlo públicamente.

Les quiero decir que este esfuerzo que les pido ahora, este sacrificio que el gobierno les pide necesariamente les pide no es en vano, sirve, es útil. Sé que es duro para cada uno de aquellos a los que vamos a reducir el salario este año y congelarlo el que viene, es duro. Pero quiero que sepan que contribuyen al porvenir de este país, que contribuyen a que la gente mantenga su empleo, que contribuyen a que podamos proteger al 80% de los desempleados con un gran esfuerzo presupuestario.

Sé que es un esfuerzo duro pero útil, en beneficio del país y siempre se lo reconoceré.

Debemos decir y explicar que algunas de las críticas que se nos formulan estos días con la decisión de reducir el gasto en 15.000 millones adicionales en este año y el que viene no son justas con lo que el PSOE y el gobierno que presido viene demostrando en su trayectoria.

¿Por qué? Porque podemos decir con humildad, pero con orgullo, que desde el 2004 hemos hecho una gran política de avance social y de fortalecimiento del Estado del bienestar en beneficio de la inmensa mayoría de los ciudadanos y especialmente de los sectores con más dificultades económicas.

¿Sabéis cuánto representa la reducción en gasto social que hay en las medidas? Representa el 1,5% del total del gasto social ¿Sabéis cuánto lo hemos incrementado bajo mi etapa de gobierno? Un 50% desde el 2004 hasta aquí. Esa es la realidad de la política social, del esfuerzo del gasto social y del proyecto social que representamos.



Hablo sólo del gasto social que depende directamente del Gobierno de España. Porque si incluyera en el gasto social lo q hacen las comunidades autónomas en sanidad y educación, la reducción que hemos acordado no llega al 0,5% del gasto total social que dedicamos en este país que supera por primera vez el 50% del gasto del conjunto de los presupuestos del Estado.

La política social ha sido la gran política de nuestro gobierno. Una política que ha llevado a que hoy tengamos más cobertura de protección a los desempleados que nunca hasta aprobar nuevas prestaciones como hemos hechos para aquellos que ya perdieran sus prestaciones y tuvieran seis meses más.

Porque la política que hemos hecho en pensiones ha sido la política de más esfuerzo de toda la democracia. Porque hemos subido las pensiones mínimas en un 49% durante estos últimos cinco años haciendo el mayor esfuerzo de subida de las pensiones mínimas que nunca se ha hecho en democracia con una perspectiva de equidad.

Una pensión de jubilación de 65 años con cónyuge a cargo en el 2004 era de 6.788 euros al año. Ahora es de 10.152 euros, un incremento del 50% y una ganancia del poder adquisitivo del 25% en los cinco años de gobierno del PSOE. Y siguen siendo bajas las pensiones sobre todo las mínimas, pero hemos hecho más que nadie.

Y para que podamos seguir haciendo el esfuerzo, de ir incrementándolas cuando la recuperación económica llegue, tenemos que hacer un esfuerzo de contención en lo que ha sido una subida durante los años de crecimiento económico fuerte que nos ha llevado a subir la pensión media a la pensión media europea.

Por ello digamos con claridad que hemos sido y somos el partido de las políticas sociales. ¿O es que algún gobierno de derechas se acordó de los trabajadores que cobran el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que son los que menos ingresos tienen? No, nunca se acordaron. Nosotros sí, por eso desde 2004 hemos incrementado el SMI un 35% y sigue siendo muy bajo. Pero todos los años hemos incrementado por encima de lo que suponía el precio de evolución de la vida.

¿Quién ha puesto en pie por primera vez un sistema de atención a la dependencia? Ojalá todas las comunidades autónomas se volcarán en él. ¿Gracias a quién hay 500.000 personas que no se valen por sí mismas hoy tienen atención? Pues lo ha hecho un gobierno socialista. Ahora tenemos que limitar el gasto en dependencia, que llega a 4.000 millones de euros. Cuando yo llegué no se gastaba nada en dependencia. Ahora el conjunto del sistema, 4.000 millones de euros, para atender a 500.000 personas que no se pueden valer por sí mismas.

Claro para reducir el gasto en dependencia como tenemos que reducir primero ha habido que poner en marcha la Ley de la Dependencia y los recursos para la Dependencia.

Por tanto, no acepto que aquellos que nunca se acordaron de estas políticas sociales, ni hicieron nada por subir las pensiones mínimas, atender a los dependientes, o acordarse del salario mínimo interprofesional, no acepto ninguna crítica de injusticia a las medidas que hemos adoptado de aquellos que nunca se acordaron de las políticas sociales ni ayer, ni hoy, ni se acordarán mañana.

O acaso quieren olvidar u ocultar que durante estos años hemos hecho un gran esfuerzo por incrementar las becas, su cuantía, los niveles de renta, un 70% más de gasto en becas, muchos más jóvenes con posibilidades de tener becas, que es la mayor herramienta de igualdad de oportunidades, y que preservamos a pesar de la grave crisis. Becas como por ejemplo las Erasmus. Las becas europeas, han supuesto que hayamos multiplicado por 10 las ayudas a los jóvenes que salen por el resto de Europa a formarse y a demostrar que nuestros jóvenes están hoy tan bien formados como cualquier joven europeo, gracias al esfuerzo de extensión de la educación y de políticas de becas que se han hecho durante la democracia.

Sí, recordaremos que unos hablan de la familia, porque quieren que todo el mundo piense como ellos, aunque lo que les preocupa es el modelo de familia. Y otros hacemos un esfuerzo de apoyo a las familias, porque bajo nuestro mandato se ha instalado el permiso de paternidad para los padres durante 15 días que ya han disfrutado 800.000 ciudadanos. O la extensión de la educación infantil de 0 a 3 años, que compromete 1.000 millones de euros en los próximos años.

Algunos cuando hablan de política social nunca hablan de la vivienda, es más, quieren que desaparezca el ministerio, las políticas y las ayudas. Pero en los 5 años de Gobierno del PSOE hemos puesto en marcha 500.000 viviendas protegidas, un 46% más que en la etapa en el Gobierno de la derecha, hemos sido nosotros los que hemos aprobado una renta de inserción de 200 euros al mes a los jóvenes para que tengan una ayuda al alquiler que ya disfrutan 200.000 jóvenes en toda España, eso es política social.

Y política social es también algo que en esta comunidad tiene su importancia, porque hay muchos autónomos. Este es el Gobierno que ha aprobado el estatuto del trabajador autónomo y el primer gobierno que ha reconocido prestación por desempleo a los autónomos. Antes nunca nadie se había acordado de los autónomos.

Sí, ese es el balance de nuestra política social: mejores pensiones, ley de la dependencia, más becas y con más cuantía, más ayudas a las familias para la conciliación, más ayuda a los jóvenes para la vivienda, y para la vivienda protegida, y un esfuerzo de mantener y mejorar el estado de bienestar, ese es nuestro balance en política social. Y como deseamos antes que nada preservar nuestra sanidad, que tiene una altísima calidad, nuestra educación para la igualdad de oportunidades y unas pensiones que podamos ir mejorando, tenemos ahora que hacer este esfuerzo de ahorro para que mañana pueda seguir el desarrollo de un estado de bienestar, de igualdad de oportunidades.

Quiero que recordéis y expliquéis que en todas las medidas de ahorro, de reducción de gastos, hemos incorporado el criterio de la equidad. Es nuestra seña de identidad. Queremos una sociedad equitativa, de igualdad de oportunidades y de cohesión. Por ello, aun con medidas duras, que lo son, la reducción de los empleados públicos va desde el 0,5% hasta el 7% del salario. Prácticamente a los que tienen los sueldos más bajos no se les va a reducir nada. Y a los que tienen en la administración el salario más alto, funcionario, empleado público, un 7%, y por supuesto mucho más a los altos cargos y a los responsables políticos. Es criterio equitativo, de equidad. Procurad la equidad.

Por ello, en la medida que hemos adoptado de no revalorizar las pensiones para tener un ahorro de 1.400 millones en 2011, no se incluyen a las pensiones mínimas, o lo que es lo mismo, más de dos millones y medio de pensionistas, que verán revalorizada su pensión. Porque son las pensiones más bajas donde hay que volcar el mayor esfuerzo de solidaridad.

Equidad en los esfuerzos. Todo el país, toda la sociedad, tiene que hacer un esfuerzo colectivo pero a aquellos que menos posibilidades tienen no se les puede pedir ese esfuerzo. Y a aquellos que más posibilidades económicas tienen hay que pedirles más esfuerzo, y así lo haremos.

Equidad y responsabilidad. Cuando se gobierna un país se sabe que puedes enfrentarte a situaciones de dificultad, y ante esas situaciones de dificultad como la que vivimos ahora, pero que vamos a superar, hay que preocuparse ante todo por el interés general. Yo no le puedo pedir a un ciudadano o a un empleado público que tiene un salario reducido que se preocupe por el interés general, pero todos y cada uno de los ciudadanos me tienen que exigir a mí como presidente del Gobierno que me preocupe ante todo del interés general. Y el interés general ahora, es reducir gastos para garantizar nuestra solvencia, confianza y nuestro futuro de prosperidad.

Deseo que sepáis que desde que comenzó esta grave crisis, he tenido y tengo como principal responsabilidad, como compromiso fundamental, que aquellos que pierdan y han perdido su empleo lo vuelvan a recuperar cuanto antes. Y, mientras tanto, ante la situación más grave y dramática como es perder el puesto de trabajo, tengan el apoyo de la sociedad, del Gobierno, a través de una prestación mínima para que puedan afrontar una posibilidad de vida de mínimas garantías.

Por ello estamos haciendo más esfuerzo que nunca como país para ayudar a los que no tienen empleo o lo han perdido. Sólo quiero recordaros, para que veáis la magnitud del esfuerzo, que son más de 3 millones de españoles los que perciben una prestación por desempleo, que tenemos que mantener. Porque esa sí que es la principal obligación, y hacer un esfuerzo solidario, de todos, para ayudar a los que no tienen empleo, más de 3 millones, y eso supone un esfuerzo de 30.000 millones de euros al año. Un esfuerzo considerable, y sé que la gran mayoría de los ciudadanos de este país siente, porque son solidarios, que se les puede pedir un esfuerzo para que aquellos que más dificultades tienen puedan llevar esas dificultades con un poco más de dignidad y de posibilidades. Sé que la sociedad española es así, si se le explica y se le habla claro.

Y como mi compromiso fundamental, mi obligación, mi responsabilidad, es pensar en aquellos que han perdido su empleo o buscan un empleo, estamos trabajando intensamente para poder ayudar a la creación de empleo con una reforma laboral que tenga como objetivo ayudar a las empresas a contratar, mantener los derechos de los trabajadores y, ante todo, cambiar esa tendencia de tanto empleo precario y temporal por más empleo estable e indefinido cuando volvamos a crear empleo, que será un factor de estabilidad para nuestra economía.

Sindicatos, empresarios y Gobierno estamos dialogando para buscar un acuerdo común que haga nuestro mercado laboral más moderno, con más posibilidades, más flexible y seguro para los trabajadores. Y esta es la gran tarea para los próximos días, para las próximas semanas, en la que el Gobierno está volcado, en la que están los sindicatos y los empresarios. Y desde aquí hago un llamamiento global al conjunto de la sociedad, y especialmente a empresarios y sindicatos, para que lleguemos cuanto antes a un buen acuerdo en la reforma laboral que ayude a que los jóvenes tengan más expectativas de empleo, y para los que tienen un contrato precario tengan más expectativas de un empleo estable.

Deseo hacer esa reforma con el acuerdo. Y si sindicatos y empresarios tienen voluntad habrá acuerdo, porque el gobierno va a poner todo su empeño y todo lo que está al alcance de su mano. Y junto a ello, tenemos que seguir haciendo reformas económicas para mejorar la competitividad y la productividad de nuestra economía. Porque esta crisis nos da la oportunidad de que la economía española, de aquí a los próximos 20 años, sea más competitiva, tenga más oportunidades, gane en productividad, para generar riqueza. Y que esa riqueza la podamos traducir en políticas sociales y de cohesión, en el mantenimiento del estado de bienestar, en sanidad, en pensiones dignas, en las ayudas a la dependencia y en la igualdad de oportunidades para los jóvenes en la búsqueda de su primer empleo, que es la gran tarea nacional.

Sé que queda un año para las elecciones municipales y autonómicas y agradezco a los alcaldes del partido y a los que no son del partido, el coraje y el temple, porque sé que tienen cerca a los ciudadanos que más dificultades tienen, les ven cada día y es duro. Agradezco a los alcaldes el esfuerzo que han hecho para cambiar las ciudades, mantener el empleo y las empresas, con el Plan E. Como aquí en Elche, que se van a hacer 90 obras con una inversión de 60 millones de euros, que va a cambiar esta ciudad, con mejores equipamientos sociales, deportivos, de infraestructuras.

Ellos saben bien lo que es vivir tiempos difíciles, como lo sabe una empresa, o una familia. Que cuando se reducen los ingresos, hay que reducir los gastos, para mantener a la empresa y a la familia. Y un país solvente y fuerte como es España. Todo el mundo lo sabe. Haciendo un esfuerzo sin que afecte a las cosas esenciales de nuestro bienestar, que es lo que hemos hecho y lo que mantendremos, digan lo que digan algunos.

Por ello, compañeros y compañeras, decididos y determinados en favor del interés general, del futuro de este país, de su fortaleza, de su solvencia, de la capacidad que ha demostrado durante 30 años de crecer económica y socialmente, de hacer una sociedad más equitativa, convencidos y determinados. Y como sabemos hacerlo, como sabemos asumir las responsabilidades en los momentos difíciles de la historia de este país, no tengáis ninguna duda de que el rumbo que hemos trazado dará sus resultados, que volveremos a la creación de empleo y de riqueza económica. Y volveremos pudiendo mirar atrás y decir, mantuvimos el apoyo a los desempleados, mantuvimos el estado social, la cohesión de este país y de que hemos sido capaces, a pesar de aguantar muchas críticas, de volver a lo que toda la sociedad española quiere ver, que es a crear empleo, excepto algunos que quieren otra cosa.

Gracias a los compañeros de Elche, de Alicante, de la Comunidad Valenciana, por estar aquí en este acto de apoyo. Gracias Leire, a la Ejecutiva, por la fortaleza, el coraje, la valentía. Gracias a este partido, a este gran partido que sois vosotros.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Sanidad Pública: decisión Real

Nuevamente, los medios afines a la estrategia política del PP han creado una polémica que intenta denostar el agradecimiento del Rey a la sanidad pública tras el éxito de su intervención en el Hospital “Clinic de Barcelona”.

Yo no voy a entrar en la polémica sobre si el Rey entró por un lado o por otro, sobre si la seguridad o el aislamiento de una planta es exageración o no, porque éstas son cuestiones que no pueden ser cuestionadas cuando se habla de un Jefe de Estado, ya sea de este país, de Alemania o de Estados Unidos.

Pero lo que sí me ha hecho reflexionar es porqué el Rey se va a un hospital público a Barcelona y no se queda en la privatizada sanidad madrileña o en el modelo de la sanidad de la Comunidad Valenciana.

Creo que el error que ha podido cometer el Rey y, por el cual, la derecha mediática ya le esta empezando a pasar la factura es que con su acción ha reconocido que los modelos sanitarios del PP sólo buscan el rendimiento económico y no una sanidad pública y de calidad para todos. El Rey ha demostrado con su decisión que la sanidad universal, si se gestiona pensando en los ciudadanos, es garantía de éxito y de bienestar para el conjunto de la sociedad, independientemente, del nivel de renta que ésta tenga.