Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


lunes, 21 de marzo de 2011

miércoles, 9 de marzo de 2011

La vergüenza de los medios

Esta semana hemos visto como la derecha mediática ejerce “el mismo respeto” con los que han señalado y denominado como sus adversarios públicos o políticos, como con sus amigos y valedores públicos o políticos.

Estos medios han demostrado la versatilidad que tienen para la mentira, el insulto, la descalificación y la mediocridad, en función del cariño que le tenga el medio en cuestión y los colaboradores del mismo.

El último ejemplo de vergüenza y desprestigio de una profesión como el periodismo es el tratamiento que han hecho estos medios del ingreso hospitalario del Vicepresidente Primero del Gobierno de España Alfredo Pérez Rubalcaba, más si cabe si lo comparamos con el que hicieron ellos y el resto de medios al de la líder de los populares Madrileños Esperanza Aguirre.

Este doble rasero, pone de manifiesto que para ciertos medios y políticos el insulto y la descalificación es una manera de socavar públicamente no solo al personaje político, sino también a la persona que esta detrás de ese cargo, llegando a quebrantar el código deontológico del periodismo e incluso de otras profesiones como el de medico paciente.

Desde aquí pido que cese este acoso y derribo al Gobierno, a las personas y partido que lo componen y se recobre la cordura y la ética en la profesión del periodismo. Una profesión que gracias a estas prácticas está logrando una absoluta desafección parte de los ciudadanos quienes echan en falta el compromiso con la información veraz.

viernes, 4 de marzo de 2011

El PP reniega del ahorro energético

Estos días la derecha mediática, como nos tiene acostumbrados, ha sacado una campaña para intentar crear la percepción de que el Gobierno, sus ministerios e incluso el PSOE en su madrileña sede de Ferraz, no cumplen con las medidas de ahorro energéticas puestas en marcha.

Nuevamente el PP acompañado de ciertos medios afines, intenta desvirtuar la importancia de concienciar sobre la necesidad de optimizar los recursos energéticos. Ya no sólo critican las medidas impulsadas por el Gobierno sino que sus críticas se extienden hasta las medidas que como ciudadanos debemos realizar diariamente.

La búsqueda del ahorro energético, no cuestiona la necesidad de utilizar la energía sino la optimización de los recursos. Eso implica que las luces de emergencia y de seguridad de los edificios no se van a eliminar, eso significa que la limpieza de los edificios se deba hacer con plenas garantías de efectividad y seguridad para el trabajador y, por último, que el ahorro no puede suponer no realizar el trabajo o hacerlo en condiciones no óptimas.

El PP critica las medidas de optimización de los recursos energéticos, pero se olvida de que en el 2002 ellos mismos lo pusieron en marcha sin comunicación alguna al parlamento o a la ciudadanía. Lo que critican hoy, es lo que Rajoy, Cascos y Aznar llevaron a cabo en su gobierno.