Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


jueves, 28 de abril de 2011

Calentando los tercios y los tiempos

El Partido Popular ha empezado a calentar motores de cara a los comicios de mayo, pero principalmente de cara a los que, según ellos, desalojen a Zapatero e impidan al candidat@ de los socialistas revalidar la victoria en el 2012.

Pues bien, este PP ha empezado a calentar los motores, pero no de la maquinaria electoral, sino de la maquinaria del insulto, la descalificación y el ataque de todo aquello que no sea parcialmente beneficioso a sus intereses electorales.

Estos días nos hemos encontrado como dirigentes del PP, mientras Rajoy hace ruedas de prensa sin preguntas, arremeten pública e injustamente contra la imparcialidad de RTVE, se permiten insinuar que Zapatero tendría que haber estado internado en el campo de exterminio Nazi “Auswitch” o hablan de la “recuperación nacional” con el mismo carácter involucionista a la hora de mantener y ampliar derechos ciudadanos, de la misma manera que lo hacia la derecha española de 1939.

El Partido Popular ha decidido calentar los tercios y los tiempos, anteponiendo el insulto y la descalificación a las propuestas electorales, enrareciendo el ambiente con falsas acusaciones y salvaguardando la paridad de sus candidaturas con imputados por el Gürtel y con imputados por otros actos de enriquecimiento personal.

2 comentarios:

la rateta dijo...

Sí, esperamos que surjan más propuestas y menos insultos. Por el bien de todos.

Jesús Herrera Peña dijo...

El cinismo y la mentira no escasea en ningún sitio, ya que en todos los partidos (e incluso en los de fúrbol) no falta alguno que de cinismo e hipocresía anda bien despachado.
La verdad y la sinceridad plena tiene muy pocos seguidores.

Ahora bien, una vez sabido eso, el CINISMO, la HIPOCRESÍA, la FALSEDAD, el INSULTO y la FALTA DE TODA ÉTICA, abundan entre las filas de los peperos, como dignos herederos o imitadores de aquellos que del cinismo, la mentira y la hipocresía han hecho su dedicación profesional: los clérigos vaticanos.

Salú,