Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


jueves, 15 de marzo de 2012

Manifiesto del PSOE ante el Día Mundial de los Derechos del Consumidor

Para los socialistas la importancia política que tiene la protección del consumidor, deriva del rasgo definidor de nuestro actual modelo social y económico. El consumo es una de las características esenciales de nuestra sociedad y una de las facetas de la actividad de los seres humanos que despliega mayores efectos y desde los ámbitos más diversos.

Para los socialistas, la defensa de los consumidores es un compromiso que nace de nuestras más profundas convicciones. Un compromiso por la igualdad en el acceso a los bienes básicos de consumo; un compromiso por la seguridad de nuestros ciudadanos; una apuesta por la autonomía de sus decisiones, por el libre ejercicio de su poder de compra y por la toma de conciencia acerca de las repercusiones sociales, laborales y medioambientales que provoca. Apostamos por el consumidor activo, capaz de defender sus intereses en el mercado, dotado de conciencia ética sobre el resultado de sus decisiones y partícipe en la construcción de una sociedad más justa y más solidaria.

Para los socialistas, las políticas de consumo no son solo políticas destinadas a la protección de la parte más débil del mercado dentro de un modelo social profundamente consumista, son instrumentos que ayudan a todos los ciudadanos y, especialmente a los más desfavorecidos, a consumir con criterio, a preservarlos de los riesgos para la salud, a incrementar su seguridad, a proteger el entorno medioambiental y los recursos naturales de comportamientos irresponsables que perjudican gravemente nuestra calidad de vida y la de las futuras generaciones. Son políticas que fomentan la participación, la educación y la información.

Por eso, en la conmemoración del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, el Partido Socialista Obrero Español manifiesta que:

• Los socialistas reconocemos y felicitamos a las asociaciones de consumidores españolas por su importante contribución a la defensa, formación y asesoramiento a los consumidores y usuarios españoles. Hoy constituyen en España un pilar en las políticas de protección de los consumidores y su colaboración con los poderes públicos es indispensable para garantizar el respeto de los derechos de los consumidores.

• Los socialistas exigimos al Gobierno que continúe el camino trazado por el anterior Gobierno Socialista para dotar de una mayor relevancia política y social al Consejo de Consumidores y Usuarios de España, acorde con la importancia legal y constitucional que se le otorga y sobre todo a su carácter representativo.

• Los socialistas denunciamos el desmantelamiento que se está produciendo en nuestro país de las instituciones estatales encargadas de la defensa de los consumidores y usuarios españoles, como clara expresión de la nula importancia que otorga el Gobierno de Rajoy a nuestra defensa como consumidores. La anunciada desaparición del Instituto Nacional del Consumo redundará en una merma en la protección de los consumidores y un claro deterioro en la necesaria colaboración que debe prestar la Administración del Estado a las comunidades autónomas y a las asociaciones de consumidores.

• Los socialistas denunciamos el desmantelamiento del Estado del Bienestar que se está produciendo en muchas comunidades autónomas, con la participación necesaria del Gobierno de Rajoy, y el claro deterioro que se está produciendo en la prestación de los servicios públicos, como la sanidad, la educación o la atención a la dependencia, a todos los usuarios.

• Los socialistas, frente a un ordenamiento jurídico ciego a las circunstancias personales y familiares de quienes están perdiendo sus recursos como consecuencia de la crisis económica y del sobreendeudamiento, apostamos por una protección integral del consumidor que no puede hacer frente al pago de sus deudas. Es urgente que el Gobierno apruebe una moratoria para aplazar los desahucios de los ciudadanos que no pueden hacer frente al pago de su hipoteca, como ha propuesto el Grupo Parlamentario Socialista.

• Los socialistas exigimos que se incremente la protección de los usuarios de los servicios financieros frente a un sistema financiero co-responsable de una crisis económica que ha producido un importante deterioro en las condiciones de vida de millones de consumidores. Exigimos que se promueva internacionalmente un mayor control sobre las transacciones financieras especulativas y que se acabe con los paraísos fiscales.

• Los socialistas exigimos del gobierno que garantice a todos los consumidores el acceso a servicios y suministros básicos a precios razonables y competitivos de forma que no se añada sobre las economías domésticas una nueva carga que contribuya aún más a su deterioro.

No hay comentarios: