Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


miércoles, 23 de mayo de 2012

Pitidos y libertad de expresión


Nuevamente el PP a través de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre vuelve a intentar desviar la atención de la ciudadanía, de la aprobación de la Ley mas injusta, retrograda e innecesaria como es la Reforma Laboral, utilizando el futbol como excusa.

Aguirre que cumple perfectamente el papel de ególatra dentro del PP, ante las masivas manifestaciones contra los recortes de su gobierno, ante la critica internacional por haber escondido los datos definitivos de su déficit, se ha puesto a cargar contra una hipotética pitada en la final de la Copa del Rey de Futbol, diciendo que si eso sucede las autoridades tendrían que suspender el evento deportivo y jugarse días posteriores a puerta cerrada. Pues bien, esta señora que ahora califica los hipotéticos pitidos como ultraje a los símbolos nacionales, es la misma que hace no mucho tiempo, defendía los insultos, abucheos y pitidos de los “suyos” al Presidente del Gobierno de España, Jose Luis Rodriguez Zapatero, como un acto de libertad de expresión.

Aguirre vuelve a desviar la atención, centrándola en el esperpéntico protagonismo al  que tanto nos tiene acostumbrados, y para ello vuelve a hacer gala de su retrogrado nacionalismo, envolverse en la bandera de todos, sacar pecho de patriota, y si fuera menester tal como hacia su querido caudillo, sacar a pasear, bajo palio, el brazo incorrupto de Santa Teresa.

Pues bien, yo desde aquí, y para que vean que los ciudadanos somos infinitamente mas respetuosos que quienes nos gobiernan ahora, les digo que mis pitidos no van contra el himno o los símbolos nacionales, sino contra aquellos que están desmontando lo verdaderamente importante en una sociedad, que es la sanidad, la educación, las políticas de igualdad, los derechos sociales, en definitiva, aquello que hasta que llego este gobierno, conocíamos como el estado del bienestar.

jueves, 10 de mayo de 2012

Matrimonio igualitario en USA y Francia


Hoy, nos hemos despertado con una excelente noticia para todos aquellos que creemos en la igualdad en derechos para todas y todos, sin tener en cuenta el sexo, genero, raza o credo. Barack Obama, Presidente de Estados Unidos se ha pronunciado oficialmente a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esta declaración de Barack Obama se une a la que hiciera, el ya electo Presidente de la Republica Francesa, Francesc Hollande y que significa un punto de inflexión en la consolidación de derechos ciudadanos a lo largo y ancho del mapa democrático.

Estos hechos que suponen un nuevo avance, en la construcción de una sociedad global más justa e igualitaria, tienen sus antecedentes en la decisión de un Presidente español, valiente y decidido por la igualdad real entre las personas, que hace 7 años en contra de toda la derecha mediática y del partido Popular, propuso y aprobó la Ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo, una Ley que equiparaba y dotada de derechos de ciudadanos, a lo que antes eran uniones con poca o ninguna validez jurídica.

Zapatero hace 7 años, abrió el camino de la equiparación en derechos de las personas del mismo sexo, hoy, mientras el PP y Rajoy intentan tumbar esos derechos en el Tribunal Constitucional, los presidentes de Estados Unidos y Francia, hacen un claro llamamiento a equiparar y normalizar los derechos de las personas del mismo sexo, dotándoles de la capacidad jurídica de ser ciudadanos.

Hoy es un día en el que solo puedo, podemos agradecer, la valentía de un hombre, que ante todo y contra todo, ha defendido y ampliado como persona y como Presidente del Gobierno de España los derechos de sus ciudadanos, gracias Zapatero.

lunes, 7 de mayo de 2012

Francia, de nuevo rumbo hacia la Europa Social


Hoy celebramos en España y Europa la victoria del Socialista Hollande en las elecciones presidenciales francesas, sobre el candidato y ya ex-presidente el conservador Sarkozy.

Estas elecciones han sido el punto de mira de todos los ciudadanos europeos, que hemos seguido con expectación la campaña electoral, en el que dos modelos diferenciados se enfrentaban. El de los recortes y austeridad del bienestar social que representaba Sarkozy y que en Europa tiene como valedores a Merkel y Rajoy, contra el de la política de los ciudadanos y la Europa social que ha encarnado el Socialista Hollande y que en Europa promulgan entre otros Rubalcaba.

Francia, igual que España lo hiciera en 2004 con Zapatero, ha votado a favor de un país dirigido por una política para los ciudadanos y no para los intereses económicos, por un país que avance en el bienestar social y no en recortes de derechos sociales, por un país que camina con la Europa social, para no dejar a nadie atrás y no por un país que solo ve a Europa como un mercado.

El pueblo francés, los votantes franceses, acaban de encender la llama de la esperanza, del sueño europeo, que Sarkozy, Merkel y Rajoy abandonaron, para tirarse en manos de los que especulan con la vida y la dignidad de los ciudadanos europeos. Hollande, Francia acaban de girar hacia la Europa con la que todos seguimos soñando y creyendo que es posible, la Europa de las y los ciudadanos, la Europa de la libertad, la igualdad y la fraternidad entre hermanos.