Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


miércoles, 23 de mayo de 2012

Pitidos y libertad de expresión


Nuevamente el PP a través de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre vuelve a intentar desviar la atención de la ciudadanía, de la aprobación de la Ley mas injusta, retrograda e innecesaria como es la Reforma Laboral, utilizando el futbol como excusa.

Aguirre que cumple perfectamente el papel de ególatra dentro del PP, ante las masivas manifestaciones contra los recortes de su gobierno, ante la critica internacional por haber escondido los datos definitivos de su déficit, se ha puesto a cargar contra una hipotética pitada en la final de la Copa del Rey de Futbol, diciendo que si eso sucede las autoridades tendrían que suspender el evento deportivo y jugarse días posteriores a puerta cerrada. Pues bien, esta señora que ahora califica los hipotéticos pitidos como ultraje a los símbolos nacionales, es la misma que hace no mucho tiempo, defendía los insultos, abucheos y pitidos de los “suyos” al Presidente del Gobierno de España, Jose Luis Rodriguez Zapatero, como un acto de libertad de expresión.

Aguirre vuelve a desviar la atención, centrándola en el esperpéntico protagonismo al  que tanto nos tiene acostumbrados, y para ello vuelve a hacer gala de su retrogrado nacionalismo, envolverse en la bandera de todos, sacar pecho de patriota, y si fuera menester tal como hacia su querido caudillo, sacar a pasear, bajo palio, el brazo incorrupto de Santa Teresa.

Pues bien, yo desde aquí, y para que vean que los ciudadanos somos infinitamente mas respetuosos que quienes nos gobiernan ahora, les digo que mis pitidos no van contra el himno o los símbolos nacionales, sino contra aquellos que están desmontando lo verdaderamente importante en una sociedad, que es la sanidad, la educación, las políticas de igualdad, los derechos sociales, en definitiva, aquello que hasta que llego este gobierno, conocíamos como el estado del bienestar.