Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


jueves, 27 de septiembre de 2012

Soberanía, Constitución y sus señorías


El pasado 25-S hemos visto como sus señorías en sus declaraciones públicas hacían repetidamente mención a diferentes palabras como soberanía, constitución, legitimidad, representación, con gran solemnidad.

Sus señorías mayoritariamente de la bancada conservadora, se expresaban categóricamente con frases como - "el Congreso es la representación de la soberanía popular", las Cortes son inviolables y no pueden estar sometidas a presión cuando están reunidas", "En esta Cámara hay 350 diputados que fueron elegidos por veinticinco millones de españoles que acudieron el año pasado a las urnas, y hay que respetar y preservar eso" - para desvirtuar e incluso llegar a criminalizar, las concentraciones ciudadana en los aledaños del Congreso, concentraciones, por otra parte tan legales y legitimas, como otras que se realizaron en fechas pasadas, sin ningún tipo de descalificación por su parte.

Ya que a sus señorías les ha dado por recitar estos alegatos de legitimidad y representación, no está de más que también recuerden y reciten el artículo 1.2 de la Constitución Española que dice “La soberanía nacional residen en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado” así mismo el artículo 23.1 dice “Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio Universal”.

Pues bien, creo que este tipo de declaraciones lo único que hacen es, generar una estrategia de miedo y confusión, para intentar acallar, silenciar y amordazar la libertad de expresión y la libertad de decidir de la ciudadanía, además de ampliar la creciente desafección que existe con el actual modelo político.

martes, 25 de septiembre de 2012

25-S


Hoy se ha convocado, por numerosas plataformas, asambleas ciudadanas y ciudadanos de forma libre y particular, diversas concentraciones, marchas y acciones pacificas, para reclamar a los representantes del pueblo, diputados y senadores, un mayor compromiso con la aplicación y ampliación de los derechos de la ciudadanía para decidir sobre nuestra vida que recoge nuestra carta Magna.

Hoy miles de personas ideológicamente diversas, venidos de diferentes territorios y realidades socioeconómicas, culturales, etc. Se movilizan para reclamar una mayor conciencia de ciudadanía, mayor poder de decisión directa en los problemas que nos afectan, mayor poder de cambiar y actualizar aquellas cuestiones que por el paso del tiempo y de la realidad social o económica han quedado completamente desfasadas en nuestra sociedad.

Hoy la ciudadanía, de forma libre y pacífica, quiere que se la escuche, quiere que sus representantes democráticamente elegidos, en vez de mirar y escucharse hacia dentro, pide que empiecen a mirar y escuchar hacia el pueblo que les elige, que su representación es la del pueblo en su libre ejercicio y como tal no solo lo son cada cuatro años, sino a diario.

Hoy los ciudadanos, dentro del legitimo derecho de ser escuchados y dentro de los marcos constitucionales y de derecho, se reunirá, se concentrara, andará y se sentara para recordar a sus señorías que su fuerza, reside en la fortaleza del estado y de su pueblo, y esa fortaleza se consigue escuchando y siendo sensibles con las ampliaciones en derechos que permitan una realidad democrática ajustada al siglo XXI y no anclada y ampliamente superada por los acontecimientos.