Raúl Santiago García López


Raúl Santiago García López


martes, 8 de abril de 2014

¿POR QUÉ PRIMARIAS ABIERTAS?

Porque me creo que la apertura a la participación y decisión a la ciudadanía fortalece la democracia. Y fortalecer la democracia, sin ninguna duda, reafirma los principios que defiende nuestro modelo de sociedad: igualdad de oportunidades, solidaridad, progreso y defensa del estado del bienestar.

 Porque entiendo, de la misma manera que lo entiende el conjunto de la ciudadanía: que las primarias abiertas, además de un claro elemento de profundización en la democracia interna de un partido político, son una oportunidad para ampliar la base social del sistema democrático español, al abrir la participación y decisión en estos procesos a sectores sociales que de otra manera no participarían en la vida política y orgánica de los partidos políticos, tal y como los conocemos en la actualidad.

 Porque la reforma que necesita nuestro sistema, sólo puede venir por una ampliación de los sistemas de control, transparencia, participación y elección de las y los representantes de la ciudadanía en las instituciones, fortaleciendo de esta manera la utilidad de la existencia de la representación por medio de las formaciones políticas, haciéndolas más permeables y ágiles a los cambios que se les demanda.

 El objetivo es que las primarias abiertas formen parte del compromiso ético de las formaciones políticas con la regeneración del sistema democrático, y que sean percibidas por la ciudadanía como un elemento de oportunidad de participación, decisión y transparencia en la elección de las personas que les representarán en las instituciones.

Las y los ciudadanos demandamos un mayor poder de elección y decisión en la designación de los perfiles de nuestros representantes. Consideramos insuficiente la participación para definir únicamente el reparto numérico de las cámaras de representantes. Exigimos poder elaborar los perfiles de quienes quieren optar a representarnos, sin tener una obligación directa de pertenencia a una formación política determinada.

Por ello, la coherencia es algo que tenemos que seguir reivindicando. Porque lo contrario nos diluye como ciudadanos. Porque lo contrario destruye la sociedad que las y los demócratas hemos construido con el paso del tiempo y el empuje de nuestras convicciones. Sigamos construyendo, transformando y fortaleciendo esta sociedad, para convertirla en un mundo mejor para todas y todos, derribando los muros de la desigualdad, de la arbitrariedad. En definitiva, de la injusticia.

Por todo lo anterior, y para de esta manera cumplir con el espíritu de lo que es el sistema democrático que queremos y necesitamos: una democracia que transforma y se transforma para ser útil al conjunto de la sociedad, yo defiendo las primarias abiertas para la elección de cargos públicos en nuestra sociedad.

No hay comentarios: